El Horóscopo y el Zodiaco

  • Solo basta que un sentimiento esté a flote en nuestra mente y nos circunde por completo para iniciar nuestra aventura en lo que podría acontecer nuestro futuro. El horóscopo fue creado por la búsqueda de un cálculo preciso que nos pueda leer, no un hecho, sino los rasgos cognitivos y de carácter que tenemos adheridos a nosotros desde el nacimiento.

    Desde tiempos milenarios las mitologías, las leyendas ancestrales junto al conocimiento de astrología han servido de guía al hombre en muchos aspectos de su vida. Tal es así, que para las cosechas era necesario mirar al cielo y así guiarse de las constelaciones, las cuales tienen nombres de animales, objetos y características especiales.

    Los signos de Zodiaco se descubrieron en el siglo V a.c. en la ciudad de Babilonia y fue Alejandro Magno quien las propagó por toda Asia, pasando por los asirios hasta llegar a los egipcios, lugar de donde se remontan los horóscopos cuya traducción etimológica significa «mirar a Horus» o mirar hacia el horizonte . Este significado se dio a partir de las posiciones de las figuras astrales, se dice que el sol otorga el punto de partida en vida de cada estrella. Por ello el movimiento de cada astro se relaciona con el alma de cada persona, y según el misticismo que se desarrolló en el oriente, estas posiciones podrían determinar el carácter de cada individuo.

    Existen muchas lecturas de predicción sobre el Zodiaco y el horóscopo que nos pueden decir en qué magnitud puede cambiar nuestro futuro, ya sea con la modificación de nuestra forma de ser o actuar en un determinado momento. La consigna la fe que le podamos otorgar.