Rasgos de los Arcanos Mayores: conoce los rasgos distintivos de cada Arcano Mayor

  • Cada uno de los Arcanos Mayores tiene unos rasgos únicos que es necesario conocer. Para aquellos que empiezan con el Tarot, estos rasgos les pueden ser de gran ayuda, pues podrá empezar a leer el Tarot desde el primer momento. Pese a que es necesario conocer todos los significados de las cartas del Tarot, empezar con los rasgos de los Arcanos Mayores es una de las mejores opciones. Por ello, en este post os queremos hablar de ellos.

    Rasgos de Los Arcanos Mayores uno a uno

    El Loco: representa la inocencia y la espontaneidad. Ganas de volver a empezar y de hacer cambios necesarios para mejorar en la vida.

    El Mago: representa los talentos innatos que todos tenemos dentro y que debemos explotar para mejorar nuestra vida.

    La Sacerdotisa: carta muy conectada a la intuición y a los misterios, casi siempre hablando en positivo de ello. Sorpresas por parte de la vida y, como rasgo negativo, soberbia.

    La Emperatriz: conectada con la naturaleza y los elementos. Representa la abundancia, pero también la inacción que no nos permite avanzar.

    El Emperador: indicador de fuerza, liderazgo y estabilidad. Sin embargo, como parte negativa, todos estos rasgos se pueden polarizar, llegando a ser destructivos y de lo más tóxicos.

    El Papa: Conectado con la inspiración, esta carta nos habla de mucha claridad. Sin embargo, en su lado negativo, también nos habla de servidumbre y de falta de liderazgo e ideales propios.

    Los Amantes: carta relacionada con el amor y con la toma de decisiones. Normalmente, es una carta positiva, pero también puede indicar indecisión por parte de uno de los miembros de la pareja.

    El Carro: representa movimiento en la vida y mucho éxito en su parte más positiva. Pero también puede indicar una falta de conexión y de conformarse con menos de lo que se vale.

    La Justicia: simboliza la justicia y el equilibro. Todo cuanto hemos tendrá sus consecuencias, por lo que podemos estar seguros de cosechar éxitos. Por el contrario, en su significado negativo, esta carta nos indica severidad exclusiva.

    El Ermitaño: representa la introspección y se relaciona con la prudencia, pero también nos indica necesidad de cautela y uno exceso de miedo.

    La Rueda de la Fortuna: representa los cambios, la buena suerte y transición. Pero, también indica resistencia a los cambios que hará el proceso más complejo.

    La Fuerza: representa una gran fuerza interior ideal para superar todo lo que la vida nos ponga por delante. También representa un exceso de fuerza sobre alguien.

    El Colgado: representa la suspensión del movimiento y de nuestras perspectivas. Indica inactividad y egoísmo que deben ser solucionados.

    La Muerte: cambios que no se pueden evitar. La carta de la Muerte nos habla de la inevitabilidad de estos cambios que pueden ser más o menos severos en función de la posición de la carta en la lectura.

    La Templanza: representa la paciencia y la moderación, pero también por una falta de límites que nos pueden perjudicar, sobre todo con las relaciones que tenemos con los demás. Es necesario poner límites y no dejar que los demás pasen sobre ellos.

    El Diablo: representa lo terrenal y las pasiones. También está relacionada con la dominación y la experimentación sexual. Sin embargo, en su lado negativo, esta carta nos habla de adicciones y apegos poco sanos.

    La Torre: la carta de la Torre nos invita a dejar de controlarlo todo y a vivir más el momento. Querer controlar todo cuanto sucede en nuestras vidas, solo nos llevará al sufrimiento. Nos habla de libertad, pero también de adversidad.

    La Estrella: carta muy positiva conectada con las emociones, la espiritualidad y la fe. Es posible que nos hable de una falta de fe que nos convierte en personas poco seguras de nosotros mismos.

    La Luna: carta conectada con el pasado, la intuición y las intenciones ocultas. Es una carta que nos habla de repetir buenos momentos, pero también de engaños y falsedad, así como de estafas y traiciones.

    El Sol: una de las mejores cartas del Tarot que se conecta con el optimismo, la vitalidad y las buenas vibraciones. Nos indica que estamos en uno de los mejores momentos de nuestra vida, pero también nos puede hablar de arrogancia que debe ser controlada.

    El Juicio: revisión del pasado, conclusiones y acción. Esta carta se vincula con la necesidad de estar en contacto con nosotros mismos y con nuestros deseos interiores. Sin embargo, puede indicar también una capacidad de encontrarnos a nosotros mismos.

    El Mundo: Es otra de las cartas más positiva del Tarot y es que nos habla de completitud y de sentirnos llenos con lo que tenemos. Estamos agradecidos con la vida o, lo estaremos, y esto nos llevará a conseguir paz y tranquilidad, así como muchos éxitos.