¿Por qué incluir las cartas del Tarot en tu día a día?

  • El Tarot es una herramienta de adivinación, de lo más simple de usar y que, cada día, está presente en muchas vidas. De hecho, aquellos que suelen hacer lecturas del Tarot suelen disfrutar más de la vida, pues pueden conseguir información relevante que les permita tomar mejores decisiones. Además, con las cartas también podremos anticiparnos a momentos complicados y encontrar soluciones más rápidamente. Si quieres saber por qué deberías incluir el Tarot en tu vida con más detalle, nosotros te lo contamos en este post.

    Las cartas del Tarot: grandes mensajeras

    Las cartas del Tarot son grandes mensajeras y es que nos transmiten una gran cantidad de información sobre nuestras vidas. Lo cierto es que, para los profesionales, estas son capaces de desvelar muchísimos detalles y, si nos los comunican abiertamente, son muchas las situaciones que podemos resolver fácil y favorablemente.  

    1-. Mejora tu autoconocimiento

    El Tarot es una buena herramienta a la hora de mejorar nuestro autoconocimiento. A cuantas más lecturas hagamos, más nos conoceremos a nosotros mismos. ¿Por qué? Pues simple: por un lado, las cartas nos hablaran sobre nuestro pasado y aquellas cosas que hemos hecho que nos han podido perjudicar. Por otro lado, también nos harán reflexionar, en las lecturas del presente, sobre nuestra forma de ser, sobre cómo nos comportamos y actuamos con los demás. Por ello, si realmente quieres conocerte, el Tarot es un gran aliado.  

    2-. Te relaja del día a día

    Pese a que las cartas del Tarot pueden darnos malas noticias, lo cierto es que estas también nos permiten relajarnos. Y mucho más de lo que podemos llegar a pensar. Debemos tener en cuenta que el tiempo que destinamos a la lectura del Tarot es un tiempo en el que desconectamos de todo. Desconectamos del día a día, de los problemas, de las situaciones que nos agobian. Así, estamos pendientes de concentrarnos en una pregunta, de los resultados de las cartas y de los consejos que estas nos ofrecen. Y, sí, al darnos consejos y soluciones acaban por relajarnos más de lo que podemos llegar a imaginar.

    3-. Un momento para ti

    Tanto si nos leemos las cartas como si nos las leen, este momento en el que estamos con ellas, es un momento que nos dedicamos. Así, nuestra mente entenderá que es un momento de tranquilidad, de desconexión y nos lo agradecerá.  

    4-. Mejora tu calidad de vida

    Sin duda alguna, el uso del Tarot hacer que nuestra calidad de vida mejore. Además de los que os hemos mencionado sobre relajarnos y conocernos mejor, el Tarot también nos hablará de nuestro día a día. Nos informará sobre aquellos eventos o situaciones que nos son favorables, así como de aquellas que debemos evitar o solucionar. Así, podremos evitar complicaciones absurdas y, a la vez, podremos disfrutar mucho más de los buenos momentos que nos aporta la vida.  

    5-. El pasado, un gran amigo

    Ya sabemos que recuerdas a grandes rasgos lo que sucedió en el pasado, pero ¿Te acuerdas de cómo llegaste a este punto? Ya sea para bien o para mal, las cartas nos recuerdan nuestra forma de ser en el pasado, nos abren los ojos a situaciones que podríamos haber evitado. Así, todo el pasado que parece que ya hemos olvidado se convierte en un gran amigo, en una gran cantidad de lecciones de las que aprender y con las que crecer día tras día.  

    ¿Cuándo es mejor leer el Tarot?

    A diferencia de los rituales u otras prácticas esotéricas, no hay ninguna circunstancia especial que debamos tener en cuenta a la hora de leer el Tarot. No importa si te sientes mejor por la mañana o por la tarde, o si trabajas en un empleo en el que tienes pocas horas libres. Las tiradas del Tarot se pueden hacer en cualquier momento, por lo que no necesitas cancelar planes o hacer cambios en tu vida para incorporarlo en ella.  

    Aprender de los mejores

    Como hemos dicho, son muchas las personas que se leen en Tarot a sí mismas. Y no está mal. Lo cierto es que el Tarot aporta muchos beneficios, como algunos de los que hemos visto. Sin embargo, debemos ser conscientes de que la experiencia que nosotros podamos tener no tiene nada que ver con la de los videntes y los tarotistas profesionales. Así, mientras que podemos aprender a leer el Tarot porque nos gusta, como una afición, es necesario también tener en cuenta que, en caso de necesitar orientación concreta, lo mejor será recurrir a un profesional.

    Además, si tenemos la posibilidad de ello, lo mejor es aprender sobre las cartas y las tiradas de manos expertas. En este sentido, al igual que iríamos a clases de baile, por ejemplo, también podríamos hacer “clases” de Tarot. No solo aprenderíamos bien el uso de las cartas, sino que, con el tiempo, podríamos hacer lecturas muy precisas y ayudar a cuantos nos rodean.