Las fases de la Luna y sus hechizos

  • hechizo_de_luna  

    “Cuando esté llena, reza a la Luna.

    Así contigo abundará la fortuna.

    Lo que busques encontrarás,

    Sea en la tierra o en el mar.”

    Antigua rima pagana (Anónima)

    La Luna es un astro de vital importancia a lo largo de los siglos por su influencia en todo tipo de magias, conjuros y hechizos. La influencia de la Luna en las personas y en las cosas, como las mareas, está demostrada. En la Antigüedad en diversas culturas fue una deidad así como el sol y representa la feminidad. La palabra luna viene del latín y significa “luminosa”. La Luna tiene gran importancia en todas las mancias, como el Tarot o la Astrología.

    Son muy conocidas las cuatro fases de la luna; la luna nueva, la luna llena, cuarto creciente y cuarto menguante, siendo las más populares la luna nueva y la luna llena. Aunque también se pueden distinguir cuatro fases más, por lo que podemos decir que el ciclo lunar está dividido en ocho fases en total, cada fase con un gran significado. El número 8 representa un gran poder de transformación y siguiendo minuciosamente estas ocho fases descubriremos sus efectos.

    8 fases de la Luna 8 Fases de la Luna

    Las fases menos conocidas son: la Creciente, distinta del cuarto creciente, es útil para los cambios, para mejorar o superar todo aquello que está en decadencia y para ponernos en acción; la Gibosa, nos sirve para reflexionar y así lograr que nuestras vidas tengan más valor y para desarrollar a pleno nuestras capacidades personales; la Diseminadora, ideal para compartir ideas, inquietudes, o distintos intereses así como también aumentar la comunicación con los otros; la Balsámica, es propicia para realizar nuevos planes y para hacer una revisión de los errores y las metas que no hemos llegado a concretar, purificando los deseos e intensificando los proyectos.

    Pasamos a comentar las 4 fases más características:

    Luna Nueva

    En esta fase la luna parece totalmente negra o no se puede ver la luna de noche. La duración de esta fase es de 2 días.

    Esta fase introduce la fase Creciente. Algunos brujos dicen que no se debe efectuar rituales hasta que empiece la fase Creciente. Esta fase sirve para iniciar rituales de crecimiento personal, curación y bendiciones de nuevos proyectos. También es bueno para limpiar y consagrar las herramientas mágicas. Lograremos en estos días realizar una buena desintoxicación de nuestro organismo, ya que es un buen momento para realizar un ayuno, que ayudará a este cometido. Es una buena oportunidad para abandonar malos hábitos y costumbres que nos perjudican y emprender algo nuevo, como la decisión de dejar de fumar y comenzar a realizar una rutina de actividades que mejorarán nuestra calidad de vida. Es aconsejable durante esta fase proponerse deseos orientados a mejorar nuestro estado del organismo y a elevar nuestros sentimientos. Debemos aprovechar estos días para dejar de fumar, dejar de beber y comenzar a realizar cualquier tratamiento o recuperación.

    Luna en Cuarto Creciente

    A la Luna se le llama en Cuarto Creciente cuando pasa de Luna Nueva a Luna Llena, cuando está incrementando en tamaño y visibilidad o cuando hay luz en el lado derecho de la luna.

    En esta fase se efectúan hechizos que atraen o incrementan: hechizos de amor, dinero, poderes. También para rituales de protección y curación. Es el tiempo perfecto para pedir un deseo, clarividencia y fertilidad. El organismo comienza a estar predispuesto a crecer y agrandarse a medida que la luna en esta fase comienza a crecer en luz. Comienzan los días adecuados para poder recuperar las fuerzas perdidas y reponer todas las energías que estaban bajas. El aspecto más negativo estará dado por la dificultad de recuperarse de intoxicaciones o de malestares provocados por el consumo de distintos alimentos. Es buena época para realizar tratamientos en la piel, con la aplicación de cremas o pomadas de limpieza o nutrición. Se pueden utilizar flores y frutos como materias primas en la elaboración de ungüentos, ya que estos elementos de la naturaleza se encuentran más enriquecidos. Esta fase de la luna creciente influye en el crecimiento de cabellos y uñas, por eso si deseamos que éstos crezcan más rápidamente deberemos aprovechar estos días para realizar dichos cortes, y no es conveniente realizarse depilaciones, ya que no se logrará el efecto deseado y éstas se deberán realizar con mayor frecuencia.

    Luna Llena

    La luna es totalmente redonda. Algunos consideran que el influjo de la Luna Llena se desarrolla durante 3 días antes y después, y otros efectúan hechizos solo en las pocas horas de la Luna Llena. En esta fase la Luna tiene sus máximos poderes y se puede efectuar hechizos de tipo, sobre todo hechizos de protección y adivinación. La Luna cuya posición es opuesta al Sol se encuentra durante esta fase, llena de luz. La razón y los sentimientos se encuentran más alejados de su influencia, pero nuestro organismo se encuentra sometido a una inmensa presión. Se considera que la Luna Llena provoca un gran efecto embriagador sobre todo nuestro cuerpo ya que éste tiende a retener líquidos. Además nos encontramos sumamente sensibilizados a nivel orgánico, por lo que hay que tener cuidado con lo que consumimos y debemos comer con moderación. También provoca variaciones en las mareas biológicas y esto repercute notoriamente en nuestro sistema nervioso, provocando distintos estados de tensión sin saber, en la mayoría de los casos, la razón de esto. Las emociones se encuentran a flor de piel, por lo que debemos estar atentos, ya que sus efectos se manifiestan directamente sobre nuestro cuerpo. También se presentan grandes trastornos psicosomáticos. Lo ideal es, durante el tiempo que dura esta fase de luna llena, que no se comience ninguna dieta para adelgazar, porque no se lograrán los resultados deseados.

    Luna en Cuarto Menguante

    La Luna está en Cuarto Menguante cuando pasa de Luna Llena a Luna Nueva, cuando está disminuyendo en visibilidad y tamaño, cuando el lado izquierdo tiene luz.

    En esta fase se puede efectuar hechizos que disminuyen o quitan algo, como alejar enemigos, enfermedades, malas influencias o espíritus. Se debe hacer limpiezas de personas y casas. El cuerpo tiende a eliminar o desprenderse de todo lo que le sobra a medida que la luna va decreciendo en luz. Es decir de todo lo que fue acumulando durante las etapas que la luna se fue llenando de luz. Funciona positivamente todo proceso curativo tendiente a eliminar focos infecciosos, reducir inflamaciones o cualquier proceso que pueda afectar nuestra salud. Lo más acertado es realizar, durante estos días, ejercicios o actividades que requieran esfuerzo y resistencia, bebiendo a su vez mucho líquido. Es buen momento para comenzar una dieta y para eliminar las impurezas de la piel y del cutis, realizando tratamientos de limpieza. También cualquier tratamiento contra el acné que realicemos tendrá resultados más positivos en este período. Si aprovechamos esta fase para cortarnos el pelo o las uñas obtendremos un crecimiento más lento pero con mayor fortaleza.