RITUAL CON VELAS PARA EL AÑO NUEVO 2019

  • Candle-edit-800x667

    Siempre que se acerca el fin de año nos acordamos de lo realizado durante año que se va, lo que hemos logrado, las metas, los errores, los que han llegado y los que se han ido. El que más y el que menos, hace revisión de los sucesos más importantes de su vida en ese Año Viejo que nos deja, y es ese el sentimiento que vamos a utilizar en este ritual de Año Nuevo.

    Este ritual de Año Nuevo esta pensado para ayudarnos a cerrar círculos y abrir caminos a las nuevas oportunidades.

    Es importante asumir que para que nos llegue algo bueno, debemos deshacernos de lo malo, en este caso, y de forma muy especial, de los rencores que se arrastran, de las frustraciones y de las metas no cumplidas.Todo eso lo vamos a dejar atrás, con este año que termina. Pediremos perdón, y sobretodo, nos perdonaremos a nosotros mismos, cerraremos las heridas, y sin mirar atrás de daremos la bienvenida al nuevo año.

    Una vez hecho esto, con toda nuestra intención de cerrar un ciclo, podremos dar cabida a toda la buena suerte, la nueva energía para el camino y la esperanza de que el año que viene nos sea benigno.

    RITUAL DE AÑO NUEVO

    - Cuatro velas blancas

    - Papel y lápiz

    - Cuenco de cristal

    - Un saquito de color oscuro.

    - Punzón

    • Con un punzón escribimos en cada vela lo que queremos alcanzar en el nuevo año, en una sola palabra. Por ejemplo, si queremos un nuevo trabajo, escribiremos trabajo. Si lo que nos interesa en un amor, escribiremos su nombre. Podemos escribir solo las iniciales de lo que deseamos. Mientras lo grabamos en la cera de la vela, debemos concentrarnos y visualizar nuestro deseo.

    • Colocamos las cuatro velas (mejor en un sujetavelas) según los puntos cardinales, formando una cruz. Cada una con su respectivo deseo.

    • Disponemos el cuenco en el centro de la cruz que forman las cuatro velas.

    • En un papel escribimos los hechos, las personas y las circunstancias de las que nos vamos a deshacer para dejar entrar los nuevos deseos en nuestra vida.

    • Una vez hecho esto quemaremos este papel con el fuego de las cuatro velas y lo dejaremos arder en el cuenco de cristal.

    • Mientras arde el papel repetiremos la siguiente afirmación: «El fuego purifica, la ceniza fructifica. Cuando un año acaba, acaba su contrato. Nueva vida, nuevo comienzo para este año. Trae suerte, trae vida, trae lo que todo significa. Un año de bienes, un año de suertes. Que sea capaz de superar lo malo y de reconocer lo bueno. Así sea!»

    Extingue las velas con una cucharilla, no las soples, puedes volver a encenderlas cuando quieras para meditar sobre lo que quieres en tu nuevo año.

    La ceniza la metes en el saquito y lo entierras, si no puedes, lo tiras en un contenedor lejos de tu casa.

    Así siempre tendrás la luz de tus deseos cerca y los rencores lejos. Feliz Año Nuevo y que se cumplan todos vuestros deseos.